Estrés Electromagnético

Estrés Electromagnético

ESTRÉS ELECTROMAGNÉTICO

La Exposición a la electricidad ha aumentado mucho en estos tiempos y nuestra salud se ve perjudicada por este exceso y sobrexposición continuada a la contaminación electromagnética.

Todos los aparatos eléctricos que están en casa y también en los trabajos, emiten campos eléctricos que están vibrando continuamente, alternan con las vibraciones magnéticas, a esto sumamos la ionización, las cargas electroestáticas que producen los materiales de construcción modernos, antenas de telefonía móvil, centros de transformación, torres de alta tensión…es muy difícil que en algún momento no tengamos algún episodio perjudicial a nuestra salud.

Los seres humanos tenemos una naturaleza bioeléctrica natural, muy sensible a la influencia y los cambios de los campos electromagnéticos. Nuestras células funcionan a base de impulsos eléctricos, que generan campos electromagnéticos, gracias a la presencia en nuestro organismo de agua, sal, metales y minerales. Los desarrollos celulares, metabólicos e incluso nuestros pensamientos, son generados por procesos químicos electromagnéticos. Todos los procesos de los seres vivos y del planeta son de naturaleza electromagnética. Es por ello necesario aprender y comprender cómo nos afectan.

Los síntomas de un estrés electromagnético van desde leves aletargamientos, dificultad para concentrarse y fatiga cuando se usa el ordenador, hasta síntomas más severos como mala función del sistema inmune, migrañas, aumento de la ansiedad, depresión, insomnio, pérdida de memoria, mareos, dificultad para respirar y presión sanguínea alta…

No es de extrañar que los primeros que localizan síntomas son las personas que trabajan con el móvil o móviles, ordenadores y tabletas, ahí al hacerles kinesiología salta ese estrés electromagnético, pero hay maneras de solucionarlo, no por ello deben dejar sus trabajos…

De cualquier manera a todos nos van bien unos consejos para estar lo más protegido posibles a esa exposición:

*Usar un ionizador o purificador de aire.

*Apagar por la noche cuando nos vayamos a dormir el WIFI

*Apagar el teléfono móvil por la noche, o sino se puede, mantenerlo en otra habitación que no sea nuestro dormitorio

* Beber mucha agua, mínimo dos litros diarios, preferentemente de manantial.
* Comer diariamente productos naturales frescos.
* Evitar el sedentarismo y hacer ejercicio físico intenso.
* Caminar descalzo, mínimo media hora al día, sobre césped o arena, para descargar a tierra el exceso de electromagnetismo.
* Realizar varias veces al día algunos minutos de inspiraciones profundas, en ambientes naturales. El cuerpo se revitaliza, baja su frecuencia y nivel de estrés. Disminuir el tiempo de las llamadas por teléfono móvil.
* Evitar que los niños usen aparatos móviles telefónicos.
* Reducir el uso de teléfonos inalámbricos.

Mónica González(Naturópata)